LA TUERTA TANIA

tuerta-taniaPor: Albemur
Llegó a la celebración del Veinte de Enero pidiendo urgente un trago de whisky porque se estaba pasmando. Venía de otra juerga amenizada por acordeones y el rezago de rones y sancocho le tallaban el rostro. Apenas se zampó el Old Parr, su mente se sintonizó con el ambiente de fiesta sabanera, guapirrió porros y recorrió anécdotas de vida.
Ante el corro de hombres entonados y con pensamientos en mujeres, refirió con adornos de detalles lo que le ocurrió de mozo arrecho.
Estorbaba en la casa de sus mayores en Chinú. La adolescencia la pasó en el monte y la ciénaga correteando guacharacas y barraquetes. De la escuela poco quedó, no pudiendo competir en la consecución de trabajo. El viejo le ordenó una tarde cargada de lluvia, que enía que salir a buscar el vento, ya no había lo suficiente para alimentar más bocas.
Un compadre de la vieja lo remitió a los playones de la Villa de San Benito Abad, donde el tigre merodeaba acechando terneros de vacas cimarronas. Vivía enlazando animales descarriados y pernoctando en tambos para defenderse de las fieras. No se encontraba mujer a muchas decenas de leguas. Se recogía cuando el yacabó despedía el día en la copa del guarumo, los zancudos ametrallaban su cuerpo y el silencio de la noche se mezclaba con aullidos y silbos de lechuzas.
Con la noche le arremetían dos obsesiones: masticar hielo y montarse una mujer. El erotismo solitario no satisfacía su ímpetu de macho. Estuvo varias veces tentado a abandonar el campamento de caporales solitarios y encarados, que se avenían a comer arroz con guiso de conejo esperando que llegase el invierno para salir al pueblo.
“Parecía sapo de ciénaga sudando leche por el lomo y la panza”, así era la contención ante la empuje seminal de sus glándulas. “Andaba arisco, ni una burra con que satisfacer la arrechera”. Caminaba medio zurumbático. Un caporal diagnosticó insolación. El más sabio pontificó “eso es falta de chucha, yo sé por qué lo digo”.
Para la fiesta de la Virgen del Carmen le dieron su paga y lo enrumbaron a San Marcos del Carate buscando cura. El pueblo estaba en fiesta, las bandas de vientos recorrían las calles principales entonando porros y valses. Buscó el barrio de tolerancia, pero no había ninguna puta disponible. Con unas cervezas encima le preguntó al coime dónde conseguir mujer. “La única disponible es la tuerta Tania, fea de cara, pero buena con el culo”. Con expresión de Eureka comenta “con este queso manío, no importa que sea tuerta”. El coime le advierte “Tiene un problema, cuando la tuerta se viene, le gusta el polvo ventiao”. “¿Y qué mierda es el polvo ventiao?”. Con expresión catedralicia el coime responde “el polvo ventiao es el que te meten el dedo en el jopo”. Con los vapores etílicos arremolinados en sus gónadas agarra al coime “llévame donde la tuerta Tania, que yo sé defenderme”.
Encontraron a la tuerta Tania en la rivera de la ciénaga san marquera lamentando soledades. Con media de ron Medellín compartió con la tuerta. Con los ánimos en erupción, toques y masajes, besos y manoseos buscaron donde descargar los huracanes en cierne.
La chalupa se bamboleaba por las ondas de la ciénaga, soplaba viento norte, la cumbiamba se oía a lo lejos, los gritos de borrachos se escabullían entre los ramajes de matarratones. La luna pálida se reflejaba lagañosa en las oscuras aguas del San Jorge. Él y Tania entrelazados recorrían el mejor de los caminos. Él en potro de nácar, sin bridas y sin estribos. Ella, sus senos adormecidos se levantaron de pronto como ramos de jacintos. Un horizonte de perros ladraba lejos del río.
Antes de la estocada sintió las manos de la tuerta recorrer el canal del lomo, acarició los escrotos entumecidos, los dedos gatearon por el rafe perineal. Cuando el índice se acercaba al brocal del jopo él con rabia la encuella “Tuerta hijueputa, tú que me metes el dedo y yo que te puyo el ojo bueno”

Anuncios

Un pensamiento en “LA TUERTA TANIA

  1. ESTE ES NUESTRO FOLCLOR CARIBE, EL QUE NOS LLENA DE SATISFACCIÒN, SON CUENTOS COSTUMBRISTAS SALIDOS DE LAS ENTRAÑAS DE NUESTROS CAMPESINOS Y QUE NOSOTROS REPRODUCIMOS PARA QUE NO SE PIERDAN Y SE SIGAN PROPAGANDO A TRAVES DE LAS NUEVAS GENERACIONES.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s