CARLOS MURGAS PUCHE

Por allá en la década de 1920 viajaba desde Chiriguaná alguien agobiado por el sol, así como sus animales, que incitaba a su arría de burros, cargados de pescados salados, quesos, plátanos, y otros productos de la tierra chiriguanera, soñaba con llegar al río Magiriaimo para saciar la sed. Sigue leyendo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s